MOLOKA'I
Hawai'i


Los trabajos de este vértice se iniciaron el 1 de Abril de 2002.

PULSE PARA
TEXTO E IMAGENES
<img src="images/mkvertexred.jpg" width="167" height="125" border="0" alt="">




El Kumulipo es el antiguo Génesis de las Hawai'i. Como el nuestro, narra detalladamente la creación del mundo. Como la Teogonía hesiódica, describe el panteón de una riquísima mitología. En sus versos se canta el origen de estas islas que, nacidas del Fuego y de la Tierra, surgieron subitamente desde las grandes y obscuras profundidades.

Esta descripción poética no difiere gran cosa de la que hoy ofrece la ciencia moderna: Las Hawai'i surgieron del incandescente Manto planetario, más allá de la Discontinuidad de Mohorovicic. Atravesando la placa tectónica del Pacífico han emergido, y aún emergen, creando una gigantesca cordillera submarina. Debido al deslizamiento de esta placa en dirección Noroeste, el archipiélago fué "surgiendo desde las grandes y obscuras profundidades", formando en dirección Sudeste una larga fila de islas, que cruza el Trópico de Cáncer.

La presencia de las Hawai'i, única tierra firme en medio del inmenso Océano Pacífico, ha sido absolutamente necesaria para el desarrollo de El Alma del Mundo. Su privilegiada posición ha definido el tercer Vértice y, por tanto, la posición definitiva del Cubo inscrito en la Esfera terráquea. El Lugar concreto de dicho Vértice se encontrará en algún punto, todavía impreciso, de la isla de Moloka'i.



Las coordenadas geogáficas de esta isla son 21º 10' Norte y 157º 03' Oeste. Su inconfundible fisonomía fué fraguada por tres volcanes. Primero el Mauna Loa que generó el Oeste de Moloka'i. Siguieron después en el Este las erupciones del Mauna Kamakou. Y finalmente, cuando el Kauhako vertió su lava, surgió en el Norte la península de Makana Lua, por muchos considerada el lugar más hermoso de las Hawai'i. Fué precisamente en esta península donde habitó aquella terrible y famosa colonia de leprosos,en cuyo auxilio acudió el padre Damián. Pocos años después, él mismo moriría víctima de la terrible enfermedad, convirtiéndose en el héroe más querido de estas islas.

Al Este de Makana Lua, protegidos de los inclementes tsunamis por altísimas costas, están los valles de Kalawa. Aparentemente, allí se establecieron los primeros pobladores de la isla en el siglo VIII, procedentes de las islas Marquesas. Fueron expertos navegantes polinesios que conocían las estrellas y seguían en sus singladuras la inconcebible estela migratoria del pequeño Kolea, o chorlito dorado del Pacífico. Durante siglos, como en las restantes islas, desarrollaron una rica y solitaria cultura. Muchos años después, los navegantes españoles conocieron estas islas. Apenas dejaron un vago recuerdo, pero trazaron multitud de mapas y portolanos en que figuran las Hawai'i con nombres tan sugerentes como La Desgraciada, La Vecina, Los Bolcanes, Los Monges... Pero no fué sino dos siglos más tarde, y trás la desafortunada visita de Cook, que el mundo moderno tomó contacto definitivamente con estas islas, desencadenando un doloroso proceso de cambios e inmigraciones diversas.

Famosos viajeros como Conrad, Stevenson o Mark Twain visitaron Moloka'i y elogiaron en sus escritos la naturaleza multiforme de la isla. Desde los majestuosos volcanes de Mauna Loa, donde la diosa Laka enseñó a los mortales la danza del "hula", hasta las vertiginosas cascadas de Moaula, en cuyas pozas habita un peligroso dragón. Desde las blancas dunas y los arrecifes coralíferos del Sur, hasta las tierras altas y aromáticas, donde el sándalo crece. Por aquella época, Kamehameha V, rey de la decimonónica monarquía hawaiana, erigió su palacio de verano junto a Kaunakakai. Amaba profundamente Molokai y plantó personalmente el bosquecillo sagrado de Kapuaiwa.

Trás siglo y medio de múltiples vicisitudes, una nueva situación quedó consolidada y la placidez retornó al paraíso. Poco después de la II Guerra Mundial, las Hawai'i se constituyeron en el estado número cincuenta de los USA. Sobre el fondo de sus costumbres primigenias, se entraman hoy las de los pueblos diversos que procedieron de ambas costas del Pacífico. Muchas de las lenguas, las músicas o las cocinas del mundo están presentes en uno u otro rincón de las islas. Hay quien piensa que la sociedad futura se asemejará profundamente a la hawaiana de hoy. Sin embargo, en los últimos años es creciente la inquietud y el cuidado por su frágil cultura originaria.

Moloka'i es, entre las islas grandes, la que mejor ha podido mantener su características primigenias. Visitantes de todas partes acuden atraídos por su clima, sus paisajes, su folklore o sus olas prodigiosas, pero su número anual , a diferencia de las otras islas, no supera los diez mil. Escasamente habitada, mantiene el más alto porcentaje de "keiki aina". Hay también filipinos, caucasianos o japoneses de origen, pero el número total de habitantes en Moloka'i no alcanza los siete mil. Los descendientes de los primeros pobladores, los "keiki aina" o hijos de la Tierra, luchan en la actualidad por conservar la lengua, la religión, la música o las sutiles artes ornamentales que, a partir de su riqueza floral y ornitológica, nunca han dejado de practicar. Los "leis", guirnaldas llenas de significado, constituyen un arte tan refinado y complejo como pueda ser el "ikewana" japonés. Cada isla tiene su flor característica. El reluciente "kukui", es la que simboliza a Moloka'i.



ENGLISH

COCOS  |  MAIZ  |  HAWAI'I  |  KALAHARI  |  BAYKAL  |  TIERRA DE FUEGO  |  GALICIA  |  NUEVA ZELANDA


Email: am@almadelmundo.com

Website diseñado por HYPERSPHERE.
©2002, Rafael Trénor